November 14, 2018

El reclamo se presentó contra CoreCivic en Nuevo México

Tres hombres que vinieron a Estados Unidos en busca de asilo recibieron salarios ilegales tan bajos como $1 dólar por día, como parte de un programa de trabajo “voluntario” dirigido por un centro de detención del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) de propiedad privada donde eran retenidos, indica una demanda laboral federal presentada este miércoles.

Estos solicitantes de asilo son los primeros detenidos de inmigración en presentar reclamos de robo salarial federal contra un centro de detención con fines lucrativos por trabajos realizados durante su detención. La demanda acusa a CoreCivic, el operador de la instalación y la segunda mayor compañía de prisiones privadas en el país, de violar la Ley de Normas Laborales Justas (FLSA) y la Ley de Salario Mínimo de Nuevo México (NMMWA).

Los demandantes, que huyeron de Camerún en 2017 en busca de asilo político, fueron detenidos por las autoridades migratorias en la frontera de Texas, para luego ser recluidos en el Centro Correccional del condado de Cibola en Milán, Nuevo México, en espera de audiencias sobre su estatus migratorio.  Ninguno de los hombres fue acusado de un delito en Estados Unidos y desde entonces se les ha concedido asilo y se les ha permitido permanecer en el país. La instalación de Cibola es propiedad y es operada por CoreCivic, anteriormente conocida como la Corporación Correccional de América.

Los inmigrantes detenidos preparan y sirven las comidas, limpian las instalaciones, realizan casi todo el mantenimiento y conservación para el beneficio de CoreCivic, lavan la ropa y operan la biblioteca y peluquería.

“Aquellos que buscan asilo en este país y que no han cometido ningún crimen aquí, como los hombres que han traído esta acción legal, tienen derecho a ser pagados el salario mínimo por el trabajo que realizan para los demás”, dijo Joseph M. Sellers, co-asesor de los demandantes y socio de Cohen Milstein Sellers & Toll PLLC.   “CoreCivic y las instalaciones que opera en el Centro Correccional del condado de Cibola en Nuevo México violaron la ley federal y estatal pagando a estos hombres y demandantes tan poco como $1 dólare por día, en lugar de por lo menos el salario mínimo”.

Puedes acceder al artículo completo aquí.